Últimos temas
» One Piece Sea Emperors | Estatus de afiliación
Sáb Ago 06, 2016 10:06 pm por Invitado

» St. Glyarth | Psiquiátrico {Normal}
Jue Ago 04, 2016 4:52 am por Invitado

» Obteniendo respuestas - [Priv. Tsukino Sato, Pasado]
Lun Ago 01, 2016 6:29 pm por Tsukino Sato

» Registro de apariencias (PB)
Dom Jul 31, 2016 5:58 pm por Sotonami

» Volvi del paro D:
Sáb Jul 30, 2016 6:51 pm por Neus Vandervall

» Fire Emblem: The Liberation Wars [Confirmación Élite]
Sáb Jul 30, 2016 6:47 pm por Invitado

» La tezca señal les llama?)
Jue Jul 28, 2016 10:01 pm por Akuma Gouki

» Ficha de Akuma Gouki
Miér Jul 27, 2016 2:29 am por Hikari Hatsukoi

» Baúl roto - Nido de ratas - Escarnio de dioses (pasado) - Ronnie
Mar Jul 26, 2016 4:11 pm por Ronnie Rammsteiner

» Pokémon Ysiel [CONFIRMACIÓN]
Mar Jul 26, 2016 5:22 am por Invitado

Créditos
Skin y tablas hechos por Hardrock de Captain Knows Best. Caja de avatar hecho por Mikae. ©Tokyo Ghoul y Tokyo Ghoul: RE son propiedad de Sui Ishida, el contenido de este foro ha sido creado por fans en base a su obra.

Anarchy in the District Nine {Priv: Sato & Yuuichirou} || Presente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Anarchy in the District Nine {Priv: Sato & Yuuichirou} || Presente

Mensaje por Nana Aibara el Mar Jul 05, 2016 8:18 pm

El amor era palpable en la noche veraniega de Tokyo, si bien el clima obligaba a llevar prendas sueltas para soportar el calor, resultaba mucho mas pegajoso observar las felices parejas que paseaban y disfrutaban de la claridad del cielo nocturno. La razón de los paseos era por culpa de las brillantes estrellas, podría compararse a los matamoscas eléctricos que atraían a las polillas hacia la calidad luz artificial. Por supuesto que no solo había romance en el ambiente, sino que algunas personas habían optado por pasear o simplemente sacar a sus mascotas para que recorrieran hicieran sus necesidades y algún pobre diablo tenga que sufrir las consecuencias del paseo.

Sin embargo, había un número amplío de personas que no se encontraban paseando, sino que pasaban la maravillosa noche dentro de un bar, abarrotado por la cantidad de espectadores que rodeaban el improvisado escenario, todavía faltaba para la hora en que el show comenzará, pero la emoción era patente entre los japoneses que disfrutaban del rock y de las bandas que ese bar ofrecía, al fin de cuentas aquel era su lema: “Ven a disfrutar la música de rock para alejar el verano”. Una frase que, a pesar de significar mucho para el lugar abarrotado de personas, a la joven cantante del grupo Reitō Bara le resultaba cómico, la costumbre de actuar en bares la había llevado a escuchar tantas frases representativas que solo podía tomarlo con humor, claro que este tipo de cosas no le gustaba en lo mas mínimo al dueño del recinto. Pero esto realmente no le interesaba en lo mas mínimo a la joven, mas bien le causaba gracia ver como se enrabiaba solo porque se burlara, y eso se lo dijo sin problemas luego de que los contratará, haciendo que el hombre se arrepienta de haberles pagado por su actuación.

Faltando sólo unos minutos para la hora del show, el preocupado y molesto dueño se estaba arrepintiendo aún más de que fueran sus invitados, puesto que estaba refunfuñando porque la banda no se encontraba en el “camerino" que le habían asignado. -¿Dónde diablos están…? No entiendo porque los contrato…- Cualquiera que viese al hombre pensaría que le estaba por dar un infarto, con la edad de 54 años, era normal que se creyera que la crisis acabaría con su vida, y los nervios eran compartidos por su asistente de tan solo veintitrés años, que tragaba saliva mientras observaba como el mayor caminaba de un lado a otro cual león enjaulado. –Se-Señor, calmese, n-no ganará nada si sigue así…- La mirada asesina del gerente fue suficiente para que quedara en silencio, dando un pequeño suspiro mientras el mayor seguía su danza particular de nerviosismo.

El pobre hombre casi se desmaya cuando escucho el ruido de una guitarra que provenía del salón, haciendo que se traslade casi corriendo hasta el origen del sonido, topándose con el grupo de la muchacha de muchos colores en su cabello y su petulante sonrisa que lo hizo chillar. -¡¿Que hacen aquí?! - La joven lo observó con tranquilidad, su guitarra combinaba con las medias rotas que la caracterizaban, su atuendo siendo una remera negra con la combinación de un short ajustado, todo para que no sufriera de aquel infernal calor que se acentuaba por el cúmulo de gente. —Relajese señor, no es el fin de mundo y llegamos a tiempo, ¿verdad?—La mirada burlona acabo por exasperar al hombre, que a pasos pesados abandono el escenario seguido por el chico. La guitarrista solo dio un suspiro antes de cerrar los ojos, cada uno estaba en su sitio y las luces fueron apagadas para acrecentar la euforia de los jóvenes, el telón fue abriéndose como una exhalación que dio paso a los gritos, siendo capaz de murmurar entre tanta emoción. —Que empiece el show.—La alegría fue silenciada por los primeros acordes de la guitarra en medio de la oscuridad.


Última edición por Nana Aibara el Miér Jul 06, 2016 6:23 am, editado 1 vez
Nana AibaraInvestigador nivel 3
avatar
Mensajes : 5
Puntos de Compra : 0
Fecha de inscripción : 30/06/2016
Edad : 20
Localización : Por ahora, disfruto del paisaje.



Hoja de personaje
Experiencia acumulada:
0/10000  (0/10000)Ver perfil de usuario
Investigador nivel 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Anarchy in the District Nine {Priv: Sato & Yuuichirou} || Presente

Mensaje por Tsukino Sato el Mar Jul 05, 2016 11:52 pm

Un jadeo constante privaba de cualquier pensamiento al investigador, avanzando de forma inevitable por los extensos pero estrechos callejones laberínticos. Corría con todas sus fuerzas, pues de ello dependía el éxito de la misión. Iba completamente solo, dejando atrás a otro compañero de la misma profesión por el camino, ya que se había retrasado debido a una herida que presentaba en la pierna y le impedía ponerse en pie si no le prestaban la ayuda requerida.  No es que fuese imposible el alcanzar a un ghoul a pie, pero había que ser inteligente, ya que disponían de mayor fuerza y velocidad a la hora de aplicar movimientos. Sato debía de depender de su propio ingenio e intuición, luciendo una gabardina de tonos marrones claros con un traje negro debajo. Debía de estar en todo momento recortando distancias con el enemigo, pues de lo contrario se escaparía con facilidad, por lo que optaba por calles secundarias y poco transitadas para así atajar como fuese posible. No se conocía de memoria la ciudad, algo que era lógico debido a su extensión, mas ello no le bloqueaba el paso. - ¡Vamos, vamos! - Gritó para motivarse a sí mismo. Pudo escuchar el sonido característico de un cubo de basura volcándose, por lo que cambió de dirección repentinamente lo que le llevó a hacer algo parecido a un derrape con la suela de sus zapatos y arrastrarse un par de metros hacia adelante.

El enemigo había caído al suelo, lamentando algo por lo bajo y recuperando la compostura lo más rápido que podía, mas ya le resultó tarde. Una estocada hacia adelante en línea recta se aplicó con éxito, pasando por encima de su hombro y rasgando la camiseta. La expresión del pelirrojo era distinta a otras situaciones, pues ya había sufrido la pérdida de un aliado debido a su culpa y mostraba cierto tono de enojo en sus ojos. Aprovechando la cercanía, bajó los brazos con fuerza para realizar un tajo descendiente en vertical, pero aquel ser ya se había intuido dicho ataque, liberando lo que sería una masa morada sobre su hombro izquierdo, deteniendo el impacto con relativa facilidad. Un ghoul koukaku, se dijo en su interior, retrocediendo al ver cómo se había defendido a través de un salto corto, empuñando a Shioreta Hana con ambas manos y colocada perpendicular enfrente de su torso, con la hoja presagiando un nuevo corte. - ¡Déjame en paz, paloma! ¡No he hecho nada malo...! ¡No quiero pelear! - Alegó el enemigo, quien mostraba un kagune con forma de mano incluyendo seis dedos con el mismo tamaño acabados en punta, siendo una peligrosa zarpa de la que tener cuidado. - No es nada contra ti. Solo cumplo con mi deber como huma- Fue interrumpido, ya que el enemigo volvió a guardar su instrumento natural en su cuerpo y retomó la carrera, entrando a un bar cercano a aquel callejón.

- Aquí Tsukino Sato, he perdido contacto visual con el objetivo, se ha refugiado en un establecimiento público... voy a entrar de incógnito hasta que lo encuentre. La dirección es […], espero que hayáis podido ayudar a mi compañero. - Comunicó por teléfono antes de entrar al local, repleto de gente que incluso había una cola para entrar, aunque el ghoul no tuvo problema al colarse de empujón tras empujón. Sato desactivó el quinque, regresándolo a su forma de maletín preestablecido y se sacudió el abrigo, con la esperanza de mejorar su imagen a una más presentable. Se puso delante de la puerta y no le llevó apenas tiempo convencer al portero que le dejase entrar, tan solo fue necesario enseñar su identificación como investigador para obtener acceso libre. Era un bar bastante animado, con toda clase de personas y clases sociales repartidas por toda la estancia, al parecer era apto para todos los públicos. Esa noche la ciudad estaba más animada que de costumbre, por lo que el trabajo de dar con el ghoul iba a ser cuanto menos laboriosa. El joven no tardó mucho en perderse entre la multitud, golpeando múltiples veces a personas aleatorias sin desearlo debido al tamaño del maletín, objeto que le hacía destacar entre la multitud. - P-Perdone. L-Lo siento. - El estar rodeado de tanta gente simultáneamente logró ponerle nervioso y desconectar un poco de la misión, forzando la vista para dar con el enemigo. Dicho ghoul era otro hombre, de una altura estándar japonesa, con el cabello rizado y largo hasta la nuca, de tonos marrones y ojos claros. Lo más característico sería la ropa, pues iba vestido de un rosa bastante llamativo y además tenía el corte en la prenda superior, detalle que tal vez haría más ligero la obra de buscarle.

Se tuvo que detener a coger aire en un pequeño pero limitado espacio entre la multitud, llevando sus manos a las rodillas y soltando el quinque por unos segundos para recuperarse. Para colmo, la luz del establecimiento se vio seriamente reducida, además de silenciar cualquier música de ambiente y logrando que los clientes que disfrutaban de una noche más de verano respetaran la armonía de la nada. Sato estaba cabizbajo, ocultando sus ojos a través del rojizo flequillo que le colgaba, procurando no llamar la atención debido al sentimiento de incomodidad que estaba padeciendo. - ¿Dónde estará...? - Pensó, volviendo a erguirse y peinando con la mirada la zona. No había indicios de movimiento, pero tampoco se había abierto una puerta desde su llegada, por lo que el enemigo debía de seguir por ahí. Sin embargo, la cosa no se iba a quedar ahí, pues un telón comenzó a apartarse lentamente para dejar paso a un escenario poco cuidado en matices, ya que el fondo era de puro ladrillo con el logotipo del local colgado de una cadena de hierro. La iluminación se centró en enfocar a la banda que daría comienzo a un concierto, logrando que el investigador se olvidase de la misión para centrarse en la actuación. Los aplausos no tardaron en llegar, a lo que Sato se limitó a observar en silencio, entrecerrando los ojos para poder visualizar mejor el show a punto de empezar. - ¿Reitō... Bara? - Ladeó la cabeza como si fuese un gato curioso, pues ese nombre le sonaba de algo, pero... ¿De qué concretamente?
Tsukino SatoInvestigador nivel 3
avatar
Mensajes : 15
Puntos de Compra : 30
Fecha de inscripción : 25/06/2016
Edad : 25
Localización : Deambulando.



Hoja de personaje
Experiencia acumulada:
0/10000  (0/10000)Ver perfil de usuario
Investigador nivel 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Anarchy in the District Nine {Priv: Sato & Yuuichirou} || Presente

Mensaje por Yuuichirou Hyakuya el Vie Jul 08, 2016 4:39 am

Molesta. Esa era la mejor palabra para definir el actual estado de la chica de cabellos oscuros y mirada verdosa. La habían mandado como apoyo en la misión de un par de investigadores que aparentemente habían sufrido un pequeño percance en el encuentro con el Ghoul y uno de ellos había terminado lastimado mientras el otro había salido persiguiendo al susodicho, algo bastante lógico desde su punto de vista. El problema y lo que erradicaba la molestia de la susodicha era el hecho de que se encontraban allí ayudando al individuo herido y no al que se debía estar enfrentando al Ghoul. Joder, aquello le molestaba de sobremanera y la hacía gruñir de vez en cuando mientras sus compañeros interrogaban al herido. Según ella, aquello no era lo verdaderamente importante, ellos deberían estar apoyando a su otro compañero y buscando al jodido ser que era el culpable de todo.

«Joder. Joder. Joder. Joder. NO ME IMPORTA» Era lo único que pasaba por su cabeza mientras escuchaba a los otros sujetos hablar ¿Era la única jodida investigadora con medio cerebro allí? ¿Por qué rayos nadie estaba estresado como ella? Bueno, quizás a ella la estaba cegando aquel deseo de eliminar a los Ghouls de la faz de la tierra por culpa de su infancia, pero ¿Qué rayos pasaba por la cabeza de sus compañeros? ¿Cómo no se preocupaban del sujeto que había seguido persiguiéndolo? Era tan frustrante que un nuevo gruñido escapó de sus labios sin que lo tuviese previsto, pero como siempre fue ignorada olímpicamente, no era para nadie un secreto la actitud de la chica en ese tipo de situaciones y por lo mismo simplemente prefirió revolver su cabello frustrada mientras bufaba, esperando que alguien la salvase de todo eso ¿Acaso dios la odiaba o algo similar? Solo pedía que le tocase ayudar a alguien que realmente lo necesitara, el herido podía ser tratado por una ambulancia y ya, pero quien ahora estaba batallando seguramente necesitaba mucha más ayuda que eso y lo sabía, pero no podía hacer absolutamente nada porque cuando llegaron él ya había desaparecido detrás del “objetivo” y el otro sujeto aparentemente no sabía dónde pudieron haber terminado. Siguió maldiciendo por lo bajo su mala suerte de no haber llegado un par de minutos antes hasta que escucho algo que llamo por completo su atención, haciendo que casi girase su cabeza como un perro que había escuchado la puerta de entrada abriéndose.

- Aquí Tsukino Sato, he perdido contacto visual con el objetivo, se ha refugiado en un establecimiento público... voy a entrar de incógnito hasta que lo encuentre. La dirección es […], espero que hayáis podido ayudar a mi compañero. –

Sus ojos brillaron casi como los de una niña pequeña a la que le habían traído el juguete que deseaba mientras una amplia sonrisa se formaba en su rostro, y sin siquiera pensarlo por un minuto tomó su Quinque para comenzar a correr, sin siquiera detenerse a analizar el nombre del CCG que había realizado la llamada, después de todo sabía lo necesario; Necesitaba ayuda y tenía la dirección, sin olvidar que se trataba de quien actualmente se encontraba enfrentando al Ghoul —¡Yo me adelanto a ayudar!— Fue lo único que se dignó a decirle al resto del equipo mientras corría hacia el lugar señalado, tenía cierta idea de donde se encontraba debido a que en más de una ocasión la habían invitado a ir, bueno, era casi por compromiso pero lo habían hecho, otra historia era si la Hyakuya había aceptado el ir, además era un lugar bastante concurrido y fácilmente visualizarle para cualquiera, incluso para alguien tan despistada como era la de cabellos oscuros.

«Solo busca un lugar extremadamente concurrido» Se dijo a si misma mentalmente una vez se vio en la calle principal y de hecho no tardó mucho en encontrarlo y por lo mismo sonrió ampliamente antes de intentar adentrarse al lugar completamente confiada, siendo detenida por la muralla que se hacía llamar como “guardia de seguridad” Oh bueno, aparentemente un impedimento entre ella y su esperado apoyo iba a tener que esperar un poco más —¿Dónde crees que vas? Identificación— Musitó el hombre, haciendo que la chica sonriese arrogante, algo típico de ella, después de todo estando en misión tenía derecho a entrar a cualquier lado —No tengo tiempo para algo como eso— Siguió adelante pero fue jalada hacia atrás por el gran sujeto ahora con el ceño claramente fruncido por la actitud de la chica —Sin edificación no-entras— Ante esas palabras la susodicha gruño con fuerza antes de sacar su identificación como CCG, fulminándolo con la mirada, pero sin borrar la sonrisa arrogante en el rostro, pues el hombre en cosa de segundos cambió su actitud —Investigadora Hyakuya Yuuichirou, mi compañero entró hace un rato— Musitó con satisfacción antes de que el hombre le diera el paso y ella pudiese entrar al dichoso bar, buscando con la mirada a… ¿Cómo había dicho el sujeto que se llamaba por teléfono? ¿Sukiro? ¿Tsukuyo? Ugh, los nombres no eran lo suyo definitivamente.

«Diablos, ni siquiera me detuve a pensar que no tenía ni idea de quién es» Se regañó mentalmente hasta que sus ojos se fijaron en la única cabellera de color rojo brillante en el lugar y que además poseía una maleta, fue entonces cuando el nombre de quien buscaba hizo acto de presencia en su cabeza, todo mientras parpadeaba aún estupefacta debido a que nunca espero verlo a él en una situación como esa ¿Siendo compañeros en una misión? Jamás. Después de todo había perdido completamente el contacto con ellos después de haberse graduado de la academia, aquel lugar que casi había sido una tortura, pero que de cierta forma había sido soportable gracias a ellos dos.

«Tsukino Sato»

Una amplia sonrisa se formó en el rostro de la chica antes de decidir acercarse a él a paso lento, después de todo se le notaba que intentaba recomponerse por la corrida que posiblemente antes había tenido que mantener con el Ghoul para saber que había entrado en aquel local. Llegó hasta su lado justamente para escuchar su pregunta y por lo mismo alzó levemente una ceja, hubiese respondido de no ser porque el cambio de luces le afectó lo suficiente como para reaccionar como cualquier espectador… Desviando la vista hacia el escenario como todos los presentes, sorprendiéndose ante el nombre, lo recordaba, lo recordaba tanto como el nombre de quien estaba a su lado simplemente por el hecho de que había estado a su lado tanto tiempo como él.

—Debe estar por el público o en el baño, posiblemente— Musitó como respuesta a la primera pregunta, esperando que se girase hacia ella para responder al aparentemente segundo cuestionamiento —Y si mi memoria no falla ese es el grupo de Nana— Se inclinó levemente para apoyar su espalda en la muralla, sonriendo de lado como siempre solía hacer cuando estaba con ellos, esa autosuficiencia y ego que mostraba en todo momento —Un placer volver a verte, Sato—
Yuuichirou HyakuyaInvestigador nivel 3
avatar
Mensajes : 4
Puntos de Compra : 0
Fecha de inscripción : 03/07/2016



Hoja de personaje
Experiencia acumulada:
0/10000  (0/10000)Ver perfil de usuario
Investigador nivel 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Anarchy in the District Nine {Priv: Sato & Yuuichirou} || Presente

Mensaje por Nana Aibara el Sáb Jul 09, 2016 8:27 am

Pareciera que los acordes resonaron por el recinto en profunda oscuridad, pese a esto las luces parecían no querer encenderse, mas que nada porque la verdadera canción no había comenzando todavía. Este detalle hacia refunfuñar al dueño que se mantenía apartado detrás del telón, después de todo la expectación era tan palpable que se sentía asfixiante. Probablemente estaba por lanzar alguna bebida hacia los miembros de la banda por los nervios que sentía a su avanzada edad. —¿Por que todavía no iniciaron...?— Tuvo que guardar silencio cuando la batería comenzó a sonar por los parlantes del recinto, haciendo que las luces se encendieran para iluminar a la banda que estaba sobre el escenario, permitiendo que se vean los artistas que comenzaban a tocar a los instrumentos que caracterizaba a cada uno, por supuesto que los gritos de los fans no se hicieron esperar por la emoción que era poder escuchar una de las canciones que los definía, Great Escape retumbaba por todo el bar, no solo por los instrumentos, sino también por la emoción de los japoneses que habían tardado en escuchar a Reitō Bara, pero definitivamente la espera había valido la pena, puesto que en esos momentos no importaba nada mas que no sea escuchar la canción. Quizás los más inteligentes se preguntarían porque razón tardaron en aparecer y esta incógnita rodeaba la cabeza del asistente del jefe, aunque no importaba este detalle, ya que ellos por fin estaban alegrando al público que los había venido a ver.

Lo que si, una curiosidad es que la muchacha del extraño peinado no había levantando su mirada de su guitarra, podría ser porque estaba concentrada en interpretar correctamente la melodía, pero esto sería completamente falso, puesto que esta tonada la toco tantas veces que ya se la sabía de memoria. El porque aún no observaba hacia el público se debe a que tenía algo mas importante en su mente, puesto que le había llegado el comunicado de que un Ghoul había escapado y por las palabras del investigador que había ido en su búsqueda, el único bar en que podría encontrarse el maldito bicho era allí, el mal parido tuvo que ingresar en el sitio donde actuaba. El tener tanta mala suerte la hacia tener una expresión de seriedad en el escenario, cosa anormal puesto que siempre se mostraba alegre y expresaba lo mucho que disfrutaba rasguear la guitarra eléctrica. Pero en estos exactos momentos, lo único que deseaba era buscar al hijo de re mil puta que le complicaba su diversión, se bajaría del escenario y lo buscaría solo para clavar la punta de su Quinque en su pútrida carne y lo haría arrepentirse de haber usado aquel club como su escondite. Tenía los dientes fuertemente apretados y esto funcionaba para darle una expresión mas sería de la que ya llevaba. Agradecía que no tuviera que cantar, porque en vez de hacerlo correctamente acabaría por gritar que la rata saliese de donde estaba para cortar sus piernas con la sierra que poseía.

Fue un milagro terminar con la canción sin incidentes de por medio, entienda "accidente" como que termine por bajarse del lugar para buscar entre todo aquel gentío el desgraciado come humanos que se escondía. Encima, eso no era lo peor de todo, no señor, una de las peores cosas es que el investigador no tuvo la inteligencia suficiente como para describir al objetivo, se debería suponer que era parte del entrenamiento describir al Ghoul para poder darle caza, pero no, el desgraciado ni siquiera dijo que llevaba puesto o alguna señal que pudiera ser de ayuda, todo lo contrario, solo logro que se fastidie mas de lo que ya estaba; no solo tenía a una cucaracha paseando por el público, sino que también se encontraba un investigador que solo él conocía de la apariencia física del insecto. Y descargaría su frustración con quien encuentre primero, al estúpido Ghoul o al condenado CCG. Probablemente terminaría por estampar el maletín contra la cabeza del "compañero" que le estaba dando caza al infiltrado, claro que esto sería de no encontrar al bicho antes que al CCG, por eso era mejor hallar al Ghoul.

Una vez la canción acabo, con los sentimientos de ira creciendo en su interior, la guitarrista no dudo en desaparecer del escenario usando la oscuridad que vino luego como su mejor amiga, ya que esta funciono para mezclarse en la gente sin que la notaran, puesto que si esto ocurría terminaría por abalanzar todo el peso sobre ella, y esto es lo que menos quería, solo esperaba que su reemplazó saliera de tras bambalinas para seguir con su búsqueda. ¿Por que se bajo? Primero, para ir a buscar una cerveza bien fría que necesitaba para bajar su enojo, y segundo para intentar contactar al idiota, a ver si podría darle alguna descripción, lo requería para poder hacer algo y no quedarse como imbécil esperando que el Ghoul se escapara de allí; todo menos eso. Para evitar el cúmulo exagerado de gente, tuvo que ir por los bordes, rodeando a la masa para poder dirigirse hacia la barra, y logró llegar al momento en que las luces se volvieron a encender dejando ver al guitarrista de reemplazó, disfruto esos momentos de tranquilidad para recargarse contra la pared, tomando de su cerveza mientras los fans gritaban de la emoción.
Como su concentración estaba puesta en su bebida, fue bastante ignorante de lo cerca que estaba de dos personas que habían significado todo para ella en su época de estudiante, estos dos que habían logrado instalarse en su corazón y daba por perdidos en el amplió territorio de Japón.
Nana AibaraInvestigador nivel 3
avatar
Mensajes : 5
Puntos de Compra : 0
Fecha de inscripción : 30/06/2016
Edad : 20
Localización : Por ahora, disfruto del paisaje.



Hoja de personaje
Experiencia acumulada:
0/10000  (0/10000)Ver perfil de usuario
Investigador nivel 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Anarchy in the District Nine {Priv: Sato & Yuuichirou} || Presente

Mensaje por Tsukino Sato el Dom Jul 24, 2016 8:26 pm

Su duda seguía estando en lo más profundo de su mente, pues ese nombre retumbaba con fuerza hasta el punto de que se olvidó del motivo por el que había entrado al bar. Con el ceño fruncido, llevó su mano zurda hasta su barbilla y entrecerró sus ojos, centrándose en recordar el motivo del por qué le sonaba tanto. Al cabo de unos segundos que el efecto de luces se redujese, escuchó una voz de lo más familiar, girando lentamente su rostro, pues le habían respondido a la primera de la dos preguntas que pronunció en voz alta. Era un tanto más baja que él, poseía un cabello largo y negro como la más profunda noche, con esos ojos esmeraldas que tantos escalofríos le habían provocado en el pasado. Tan solo con ver su mirada, el investigador se relajó, volviéndose por completo en su dirección a la par que suspiraba aliviado, ya que la había reconocido sin apenas esfuerzo. - Yuuichirou-chan. - Pronunció su nombre por lo bajo, pues seguía hablando y no quería interrumpirla. Aibara Nana, ¿Cómo pudo haberla olvidado por completo tras dos años? Se acercó un poco hasta su vieja conocida, mostrando una sonrisa de par en par. - ¿Esa irresponsable ha mantenido el grupo? Ha batido récord en mi opinión. - Se permitió el bromear.

Y con ello, los artistas invitados al local dieron comienzo con el espectáculo. El pelirrojo dejó de sonreír para volver a enfocarse en el público, observando lo mejor que podía para así reconocer al objetivo; tarea que resultaría de lo más complicada. - Me gustaría celebrar nuestro reencuentro como es debido, pero el deber nos llama. ¿Has venido en mi ayuda? - Le preguntó y mientras que esperaba su respuesta, se puso de puntillas intentando ganar un poco más de altura para así observar mejor su entorno. - Tiene el pelo rizado hasta los hombros, viste de un rosa muy chillón, además, tiene un corte que se lo hice yo. - Informó a su antigua amiga con rapidez, dejando caer con la mirada que se pusieran en marcha o seguirían perdiendo un tiempo de lo más valioso para lograr un trabajo impecable. - Si queremos acabar rápido, lo mejor es dividirnos y aprovechar que Aibara-chan está cantando. El público no se moverá mientras su grupo está actuando. - Hizo un gesto con la mano y volvió a introducirse entre la marea humana en la que estaba envuelto, pues si empezaba a moverse ahora podría dar con el ghoul escurridizo.

La canción estaba cargada de una rabia incesante, muy característica de la chica de cabellos multicolor que ahora su tarea principal era deslumbrar a sus fans. Tsukino estaba inmerso entre las personas, abriéndose paso gracias a su habilidad para apartar con la mano que le quedaba libre hacia un lado a todo aquel que se interponía en su objetivo. La música empezó a sonar de fondo en su cabeza, es decir, la introdujo en un segundo plano pues era bastante bueno concentrándose en una sola tarea. Sentía varios sentimientos en su interior, mas debía dejarlos de lado para poder terminar su afán como cazador de antropófagos y así ganarse un merecido descanso de un par de horas. Las suficientes como para invitar a tomar un refresco a sus amistades y ponerse al día en una amena charla. No había suerte, aquel ghoul o era inteligente o había reducido su tamaño hasta el microscópico, algo que resultaría imposible. El enemigo seguía allí, pues de lo contrario, habría algún tipo de pista o sonido que le condujese a aquella opción, pero resultaba demasiado complicado. Para más problemas, la canción había terminado y el grupo de Nana se estaba retirando del escenario, haciendo que varias personas del local se trasladaran hasta la barra y así recargar sus bebidas.

- Tsukino Sato hablando. Ni rastro del sospechoso... ¿Ha habido suerte por otro lado? - Se detuvo un momento para informar a sus compañeros, ya que no sabía la cantidad de investigadores en total implicados en aquel caso. Sin embargo, su pausa se vio interrumpida drásticamente, pues una avalancha de personas se fijaron que Nana estaba entre el público y querían un par de autógrafos, o intercambiar alguna que otra palabra. El pelirrojo estaba obligado a retroceder de manera forzada entre sollozos y quejas con la garganta sin éxito, pues retrocedió hasta la zona de la barra camuflado entre las personas presentes. A un par de metros, aquella chica con la que compartió su época como estudiante, yacía tomándose algo fresco mientras que observaría cómo una multitud se dirigía hacia ella, ansiosos de conocerla y estrechar una relación fugaz entre artista y seguidores. - … ¡Aibara-chan! - Alzó la voz entre el público, a la par que su brazo a modo de pedir auxilio. Las personas de su alrededor le dejaron un poco de espacio, obligando al japonés flexionar un poco su torso para volver a coger aire, agobiado de la situación tan caótica en la que se había visto relacionado en cuestión de segundos. - ¡A tu d-derecha! ¡El de r-rosa! - Habló de forma inconsciente, fijando su mirada hacia el lado indicado a su compañera, donde el ghoul estaba refugiándose y dirigiéndose hacia el baño de las chicas con bastante prisa. Justo cuando lo había localizado, estaba detenido por los asistentes del establecimiento. - ¡BUSCA A YUUICHIROU-CHAN! - Gritó con todas sus fuerzas, desesperado por el ambiente tan absurdo que se había originado a su alrededor. No podría hacer nada hasta que los transeúntes se diesen cuenta de su presencia.
Tsukino SatoInvestigador nivel 3
avatar
Mensajes : 15
Puntos de Compra : 30
Fecha de inscripción : 25/06/2016
Edad : 25
Localización : Deambulando.



Hoja de personaje
Experiencia acumulada:
0/10000  (0/10000)Ver perfil de usuario
Investigador nivel 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Anarchy in the District Nine {Priv: Sato & Yuuichirou} || Presente

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.