Últimos temas
» One Piece Sea Emperors | Estatus de afiliación
Sáb Ago 06, 2016 10:06 pm por Invitado

» St. Glyarth | Psiquiátrico {Normal}
Jue Ago 04, 2016 4:52 am por Invitado

» Obteniendo respuestas - [Priv. Tsukino Sato, Pasado]
Lun Ago 01, 2016 6:29 pm por Tsukino Sato

» Registro de apariencias (PB)
Dom Jul 31, 2016 5:58 pm por Sotonami

» Volvi del paro D:
Sáb Jul 30, 2016 6:51 pm por Neus Vandervall

» Fire Emblem: The Liberation Wars [Confirmación Élite]
Sáb Jul 30, 2016 6:47 pm por Invitado

» La tezca señal les llama?)
Jue Jul 28, 2016 10:01 pm por Akuma Gouki

» Ficha de Akuma Gouki
Miér Jul 27, 2016 2:29 am por Hikari Hatsukoi

» Baúl roto - Nido de ratas - Escarnio de dioses (pasado) - Ronnie
Mar Jul 26, 2016 4:11 pm por Ronnie Rammsteiner

» Pokémon Ysiel [CONFIRMACIÓN]
Mar Jul 26, 2016 5:22 am por Invitado

Créditos
Skin y tablas hechos por Hardrock de Captain Knows Best. Caja de avatar hecho por Mikae. ©Tokyo Ghoul y Tokyo Ghoul: RE son propiedad de Sui Ishida, el contenido de este foro ha sido creado por fans en base a su obra.

Feeds the Shadows [Tsukino Sato] - Pasado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Feeds the Shadows [Tsukino Sato] - Pasado

Mensaje por Yuzuriha Maya el Vie Jul 01, 2016 7:34 pm

Eran aproximadamente las 3 am, por lo que pueden imaginar lo oscuro que estaba en el lugar, el cual solo era iluminado por las luces de los locales que se filtraban a través de los callejones y algunas calles mas residenciales, que podían llevar a viviendas del mismo distrito. Una de las cosas que caracterizaba a a Tokyo (Y ese distrito en concreto) eran sus lardos edificios, que vistos desde las calles principales ayudaban a darle color al lugar, pero que visto desde el punto donde se encontraba la morena ahora, solo ayudaban a darle menos visión y mas mala espina de lo que pudiera ocurrir a continuación.

Esa noche había comenzado como la típica misión nocturna, ella y dos chicos mas habían sido asignados para cazar a lo que sería un Ghoul de tipo Bikaku que al parecer estaba haciendo de las suyas por ese sector de Shinjuku. Estaban en la zona de trabajo de su objetivo, siendo asechados por el. Hasta hace poco no hubo mayor inconvenientes, solo la típica persecución, ahora estaba la chica apoyada en una de las paredes de los muchos callejones, con la mano izquierda sobre su hombro derecho intentando evitar que la sangre continuara fluyendo. - ¿Habrá alguna semana en que no tenga que ir al hospital? - Alzó la mirada un poco, cerrado sus parpados con fuerza para ahogar el dolor en una frase sarcástica y que solo a ella podía hacerle gracia, despues de todo sus compañeros debían estar a metros de distancia de ella.

El plan había sido separarse con la intención de abarcar mas terreno, porque yendo todos juntos en fila india no iba a ayudarle a atrapar al Ghoul, al contrario, este nada mas podía perderlos en esos laberintos de Tokyo lleno de prostíbulos y Host Clubs, así que ahora estaba ella maldiciendo al cielo por haberse separado, porque al parecer, por unos instantes, estuvo a menos distancia de su presa que el resto de sus compañeros. Un sonido la saco de sus insultos mentales y susurros por lo bajo, era el ruido de audífono, aquel que le permitía comunicarse con el resto de sus compañeros. -Chicos, creo que estoy cerca del objetivo- Sonó a través del diminuto parlante. Era el tercer integrante del grupo, que informaba su logro ante ellos, eso quería decir que debían acudir en su ayuda; Rápidamente la chica del mechón rojo se puso erguida, y cambió de hombro aquel maletín que solía llevar apoyado al lado derecho por el contrario, y se puso en marcha hacía el lugar, a la ubicación que el chico había dado luego de confirmar su hazaña.

La herida en su hombro ya estaba secándose, no cicatrizando, nada mas secándose la sangre que cubría la misma para impedir que el flujo continuara, y algo que ayudó fue el viento en contra al correr. En realidad la herida no le molestaba tanto como se mostraba, al menos aun tenía su hombro habilitado, pero era claro que la fuerza de este quedó obsoleta por el simple hecho de haber perforado unos músculos, o quien sabe, hasta el hueso, pero eso se vería en las radiografías de mañana, por ahora tenía que llegar hasta el punto indicado.

Una vez mas la voz del muchacho se escucho por el audífono, esta vez diciendo que se apresuraran, que el objetivo podía desaparecer... O algo así, puesto que enseguida la frase fue cortada por un grito ensordecedor que casi le rompió el tímpano a la morena, haciendo que se detuviera de la impresión y el espanto. Los comunicadores no estaba siempre encendidos, para poder comunicarse con los demás tenían que presionar el botón que estaba en los mismos, así que pudo deducir que no necesariamente pasó aquello que su mente imaginaba macabramente, tenía que descubrir que era lo que realmente había ocurrido.

OFF:
Puedes narrar las situaciones como quieras, la ubicación como quieras, eres libre de hacerlo y de controlar a los NPCS a tu gusto nwn
Yuzuriha MayaInvestigador nivel 2
avatar
Mensajes : 4
Puntos de Compra : 32
Fecha de inscripción : 27/06/2016



Hoja de personaje
Experiencia acumulada:
0/20000  (0/20000)Ver perfil de usuario
Investigador nivel 2

Volver arriba Ir abajo

Re: Feeds the Shadows [Tsukino Sato] - Pasado

Mensaje por Tsukino Sato el Dom Jul 03, 2016 10:34 pm

Tsukino no es que fuese muy reacio a realizar tareas de campo, pero como en su contrato especifica, también pertenece a la primera división y por tanto ha de realizarlas. Fue mandado junto a dos investigadores más, quienes solo uno de ellos le superaba en rango y por ende era la encargada de dirigir la operación sobre los otros dos. Se llamaba Yuzuriha Maya y le sacaba un nivel de más, por lo que consideró que no llevaría mucho más tiempo que él. La misión se llevaría a cabo en un local que a primera vista parecía normal, puesto que no destacaba en nada y consistía en un restaurante donde la gente alegaba que se alimentaban bastante bien, sin algún tipo de detalle que les hiciera pensar en que el gerente iba a ser un ghoul. Fue descubierto gracias a otro equipo de investigación que conocían bien a Sato – y como sabían que no les podría decir que no – y le involucraron de primera mano con el caso. La recibida fue bastante movida, empezando la persecución por una cocina para luego trasladarla hasta uno de los tantos callejones por los alrededores del local. Por suerte, el pelirrojo no sufrió daño alguno, pero sí su superiora, aunque de ello no se percató de momento.

Acabaron dispersados debido a las órdenes de Maya, repartiéndose la tarea de dar con el sujeto por los diferentes rincones cercanos al restaurante procurando no llamar demasiado la atención a los comensales que se encontraban allí; aunque ya se habrían sorprendido por el jaleo armado en la cocina. Sato corría con bastante fluidez, recordando las enseñanzas en la academia donde se formó como investigador para estar pendiente de la respiración o de la manera más correcta de efectuar el movimiento. Su quinque estaba activado, empuñado con la mano derecha y posicionada de tal manera que estaba bastante próxima a la pierna del mismo lado del investigador, para que la hoja no le hiciese resistencia al viento y pudiese aplicar un tajo ascendente de forma rápida en caso de que se encontrara con el enemigo de frente. - Aquí Tsukino, no puedo apreciar nada todavía. - Habló por el comunicador, saltando por encima de un contenedor para reducir el tiempo de frenada debido al obstáculo y rodando hacia adelante para amortiguar la caída. Se vio sorprendido tras la respuesta de su compañero, quien alegó que había dado con el sujeto y que estaba bastante próximo a él. - ¿Dónde se encuentra, Matsuo-san? - Preguntó, deteniendo el paso para retomar un poco de aire flexionando ligeramente las rodillas.

No hubo respuesta, tan solo un grito ensordecedor que le hizo poner una mueca de molestia y llevarse la mano desocupada a la oreja, castañeteando los dientes debido al sonido. Sin embargo, la mala noticia es que también pudo apreciar el grito bastante cerca, por lo que retomó la carrera apresurado para poder ayudar a su compañero. Dobló una esquina, resbalándose y haciendo que su torso se estampara contra la pared más próxima, soltando un quejido bastante alto y una maldición por su torpeza. Cuando levantó la mirada, pudo ver a su compañero sosteniendo el kagune del ghoul con sus manos desnudas, un quinque destruido en el suelo y bastante sangre esparramándose por el suelo. Le acababa de apuñalar con relativa facilidad, logrando que el pelirrojo abriese los ojos de par en par y soltase otro grito que seguramente también se escucharía por la radio. - Oh... llegaste justo a tiempo, paloma hija de puta. - Dejó caer unas carcajadas y retiró su cola del investigador, quien no hacía más que escupir sangre mientras que lentamente caía al suelo, dejando un rastro de sangre en la pared. - ¡Maldito seas! - Se puso en pie con rapidez, empuñando el quinque con ambas manos y posicionando el mango cerca de su pecho, dejando la hoja de la espada paralela con el suelo, apuntando y preparando una estocada.

El enemigo no hizo más que reírse, aunque se podía detectar cierto tono de nerviosismo en él. La expresión de Sato no era diferente a la normal, incluso parecía no verse muy afectado por el asesinato que había ocurrido ante sus ojos. Una cola de tonos azulados salió disparada en dirección a su espada, que en vez de golpear, se aferró al quinque dando vueltas sobre él y logró levantarlo del suelo, consiguiendo que el novato soltase el arma y cayese de forma violenta contra el suelo, escupiendo saliva en el proceso. Le había desarmado en un abrir y cerrar de ojos, arrojando la espada a unos metros del investigador. - Estúpidos humanos... ¿Acaso creéis poder vencer a alguien como yo? ¡Sois escoria! - De nuevo, una carcajada brotó de su garganta y apuntaba con su kagune hacia el investigador. - … Lo siento. - Sato ignoró las palabras del enemigo, observando a su compañero caído, quien estaba apuntando con una pistola al ghoul aprovechando su exceso de confianza. Aplicó varios disparos, los cuales solo dos acertó sobre el abdomen, el resto se desviaron ya que perdió la consciencia y se golpeó la cabeza contra el suelo. El enemigo, sorprendido y dolorido, retrocedió varios metros hacia atrás y retomaría de nuevo la huida. - Aquí Sato, el investigador Matsuo acaba de fallecer. Maya, por favor, ¡Corre e intercepta al ghoul! ¡Debe de estar por tu zona, ahora te alcanzo!
Tsukino SatoInvestigador nivel 3
avatar
Mensajes : 15
Puntos de Compra : 30
Fecha de inscripción : 25/06/2016
Edad : 25
Localización : Deambulando.



Hoja de personaje
Experiencia acumulada:
0/10000  (0/10000)Ver perfil de usuario
Investigador nivel 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Feeds the Shadows [Tsukino Sato] - Pasado

Mensaje por Yuzuriha Maya el Miér Jul 06, 2016 12:37 am

El punto acordado ya no estaba tan lejos, estaba acostumbrando su cuerpo a lo que sería el aguantar el dolor, o algo así, despues de todo usaba los pies para correr, no las manos. Los pasos de la chica retumbaban en el lugar, dando la vuelta en un par de esquinas para asi poder llegar al lugar donde se encontraban sus compañeros, uno de ellos había llegado antes. - Voy hacía allá, impidan que este se mueva de donde esta - Se refería al Ghoul al que estaban dando caza, si alguno llegaba a estar frente a el, tenían que detenerlo, o al menos impedir que este escapase.  

Si su sentido de la orientación no le fallaba, el centro del espectáculo tenía que estar a la vuelta de ese callejón; unos sonidos de bala hicieron que acelerara aun mas la velocidad, a todo lo que podía, y cuando por fin creía acercarse, los sucesos se vieron tan envueltos uno sobre otro que apenas pudo asimilarlos. La información dada por el único compañero que tenía en pie aun daban una cosa a entender, pero la sombra que pasó en frente de ella a toda velocidad daba otra, que en efecto si, Sato tenía razón, pero la rapidez de un Ghoul era algo que tener en cuenta. Detuvo sus pasos de golpe, y con la misma velocidad, sacó su arma para propinarle un par de balas que darían en la pierna y en el abdomen del enemigo, haciendo que su velocidad fuera reducida. - ¡Muévete y da la vuelta hacía el otro extremo del callejón, hay que encerrarlo! - Todo esto dicho con un tono firme y veloz, y esperaba que las ordenes fueran recibidas de la misma forma por parte de su compañero.

Guardó el arma donde siempre la llevaba, aquella funda que solía estar a la derecha de su muslo; Tenía que cambiar de estrategia ahora que el Ghoul estaba debilitado. Sacó su Quinque y dejó el maletín tirado, esto para reducir el peso, lanzándose sobre el enemigo de forma rauda, alzando su ataque en un grito de esos característicos de Maya. La punta de las tijeras iban directo hacía el contrario, empuñándolas desde su vientre bajo, dejando todo el peso y la fuerza sobre su brazo bueno. Sabía que esto podía jugarle en contra, y sabía que nada mas estaba haciendo tiempo para que su compañero llegara, es por esto que no le sorprendió ver como es que el enemigo detenía su ataque con ambas manos, de forma desesperada ante la sorpresa de verse lento de reflejos, pero no de fuerza.

La sangre corría por entre las hojas hasta caer en el suelo, y el forcejeo solo hacía que esto aumentara. - ¿Te duele no? - La punta de las tijeras estaba por tocar el estómago del Ghoul, yendo y viniendo de a poco, pero recargada hacía el lado que beneficiaba a la agente. - Lo noto en tu cara, ustedes los humanos tiene complicaciones... - La sonrisa del sujeto se hizo presente de forma burlona. - ¿Cuanto te tomara recuperarte de eso? ¿Que pasa si jamas lo haces? - El peso comenzó a recaer hacía el lado contrario de donde provenían esas palabras, haciendo reales esas mismas ... El dolor en Maya se hacía presente.

Casi como si no fuera predecible, sus fuerzas desaparecieron y de una patada había sido mandada a volar al otro extremo. En la mente de la morena el mayor problema era que el Ghoul se fuera a escapar, pero eso debía ser la menor de sus preocupaciones; levantando su cuerpo tras la caída, vio que su Quinque estaba no muy lejos de ahí, pero el dolor de su hombro se había extendido mas de la cuenta, causándole un dolor casi insoportable. - Tuve que detener tu ataque con las manos, pero no importa, esto pasara... Lo de tu hombro y lo que te haré ahora no- El sujeto se acercaba lento hacía la muchacha, como si supiera que esta apenas tenía escapatoria, su Quinque estaba lejos, su torso, a excepción de su brazo bueno, estaba casi inutilizable. -No cuentes con ello- No era la única con una sonrisa en la cara, con la diferencia que la de ella era mas que nada de seguridad.

Una vez mas sacó su arma para apuntarle con su brazo sano, lanzando un disparo hacía el torso del mismo ¿Cuantas balas tenía ya? Contando las que al parecer le habían dado sus compañeros. "Malditos Ghouls lagartija, ellos y su regeneración" El tipo sin decir nada, uso su cola para tomar a la morena de su extremidad, aquella con la que sostenía el arma, y la levantó hasta que sus pies no tocaban el suelo. - Voy a dejarte pareja, y luego seguiré con tus piernas-
Yuzuriha MayaInvestigador nivel 2
avatar
Mensajes : 4
Puntos de Compra : 32
Fecha de inscripción : 27/06/2016



Hoja de personaje
Experiencia acumulada:
0/20000  (0/20000)Ver perfil de usuario
Investigador nivel 2

Volver arriba Ir abajo

Re: Feeds the Shadows [Tsukino Sato] - Pasado

Mensaje por Tsukino Sato el Dom Jul 24, 2016 4:50 pm

Escuchó la respuesta de su superiora por el comunicador, relajando los brazos por unos instantes y preparándose para retomar la carrera. El enemigo había sido dañado, mas parecía seguir igual que al principio. ¿Qué tan resistentes eran los ghouls, si un par de disparos no eran necesarios? Un humano habría dejado de poseer esa fuerza tras recibir impactos directos en el estómago. ¿Qué clase de monstruo estaban enfrentando? La respuesta podría sonar ilógica, pero el pelirrojo lo tenía claro... los ghouls eran seres llenos de diversión. Sí, él era un profesional y estaba entregado en cuerpo y alma a su profesión, pero en lo más profundo de su mente disfrutaba de esos días de acción donde corría el peligro de ser herido y acabar hospitalizado de por vida, aunque ese no fuese su punto fuerte a la hora de combatirlos. Flexionó el torso hacia adelante, expulsando el aliento para luego tomar aire con todas sus fuerzas y antes de que comenzase a correr, su compañero le detuvo sujetándole por el tobillo izquierdo, logrando evitar una caída embarazosa al decidir quedarse en el sitio y en la misma posición tras sentir el tacto de la mano. Se mantuvo así hasta que su compañero decidiese soltarle y retomar su trabajo de nuevo.

-Sato... kun... no debes de sentirte... culpable... - Su voz sonaba forzada y apagada, a la par que su mirada. - Esto es... nuestro trabajo... - Dejó de ir sus palabras mientras que terminaba aquella última frase, logrando que el pelirrojo reflexionara unos segundos sobre lo sucedido. Eran seres superiores, ¿Por qué les hacían frente sus propias presas? Frunció el ceño, intentando mantener las lágrimas en su interior y no dar una imagen de debilidad ante tal espectáculo. Disfrutaba de la caza, no de las pérdidas que incluían dentro del paseo. Con cuidado, retiró la mano de su compañero fallecido y retomó la carrera, doblando la esquina y tomando un camino optativo como su superiora le había ordenado. Sin embargo, se falló a sí mismo, pues al parpadear un par de lágrimas se desprendieron de sus pestañas, cayendo al suelo y perdiéndose entre el frío asfalto de la calle de Tokyo. - … No lo dejaremos con vida. - Comentó por el comunicador en plena persecución, apretando con firmeza el mango de su espada y rechinando los dientes, demostrando claramente la furia ciega en la que se había envuelto. No era el clásico chupatintas, ahora era un investigador jurando venganza.

Parecía haber llegado un poco tarde, pero con el factor sorpresa de su parte. Su superiora recién había sido mandada por los aires, colisionando duramente contra la pared. Estuvo a punto de mencionar su nombre en síntoma de preocupación, pero recordó su posición actual y prefirió empezar con la actuación. Dejó caer el torso hasta posicionarlo de forma paralela con el suelo, alzó ambos brazos empuñando a Shioreta Hana por el lateral derecho, preparando la hoja para una estocada drástica y brusca. Retrocedió el pie izquierdo y soltó un poco del aire que había estado almacenando desde que se detuvo. - Apunta al corazón, no vaciles, no te frenes, no te intimides... no seas un número más. - Mencionó dentro de su cabeza, observando cómo el enemigo alzaba sin ningún tipo de problema a su compañera. Debía de actuar rápido, pues de lo contrario, el CCG contaría con tres profesionales menos y eso supondría una pérdida notoria dentro de sus filas. Como si se tratase de la noche misma, se abrió paso raudo y veloz, prestando toda la atención posible a los movimientos de su enemigo y asegurar un golpe certero que, al menos, le haría ganar el máximo de tiempo posible.


Todo pareció ralentizarse para sus ojos, apreciando cada detalle del objetivo, incluso notó cómo se movía su vestimenta mientras que preparaba el ataque que remataría a Maya. Algo que no llegó a suceder, pues Sato ya estaba reduciendo bastante la distancia entre ellos dos, hasta que al fin lo alcanzó. Extendió ambos brazos al unísono a la par que lo acompañaba un grito, introduciendo la hoja de la espada por la zona más cercana al corazón, perforando uno de sus pulmones y logrando que un chorro de sangre saliese disparado nada más ser apuñalado. - Tsk... quedaba la otra rata. - Tras pronunciar dicho diálogo, el enemigo giró su rostro lentamente a la par que un poco de sangre se derramaba por su barbilla. - Movimiento número sesenta y tres, ¡Hero Dance! - Tras un giro de muñeca bastante brusco, el crujir de varias costillas fue palpable para los tres afectados, logrando que el ghoul se doblegase al menos un poco, desenrollando el tentáculo con el que sujetaba a la investigadora. - ¡Vamos! - Dio un pequeño brinco, apoyando ambas piernas contra la pared de su derecha – y tras dar otro pequeño grito – se impulsó en dirección contraria, logrando que la espada se abriera paso entre la carne y abriese un agujero de considerable tamaño en el adversario. A cambio, el pelirrojo se golpeó los hombros y la cabeza con la otra pared, escupiendo un poco en el proceso y cayendo al suelo estrepitósamente. - ¡Maya! - Aprovechando la incertidumbre del ghoul, confió ciegamente en la habilidad de su compañera, lanzándole su propio quinque – puesto que desde su lugar no alcanzaba las tijeras – con tal de sacar del aprieto a su superiora, deseando que la empuñara y así rematar al objetivo.
Tsukino SatoInvestigador nivel 3
avatar
Mensajes : 15
Puntos de Compra : 30
Fecha de inscripción : 25/06/2016
Edad : 25
Localización : Deambulando.



Hoja de personaje
Experiencia acumulada:
0/10000  (0/10000)Ver perfil de usuario
Investigador nivel 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Feeds the Shadows [Tsukino Sato] - Pasado

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.