Últimos temas
» One Piece Sea Emperors | Estatus de afiliación
Sáb Ago 06, 2016 10:06 pm por Invitado

» St. Glyarth | Psiquiátrico {Normal}
Jue Ago 04, 2016 4:52 am por Invitado

» Obteniendo respuestas - [Priv. Tsukino Sato, Pasado]
Lun Ago 01, 2016 6:29 pm por Tsukino Sato

» Registro de apariencias (PB)
Dom Jul 31, 2016 5:58 pm por Sotonami

» Volvi del paro D:
Sáb Jul 30, 2016 6:51 pm por Neus Vandervall

» Fire Emblem: The Liberation Wars [Confirmación Élite]
Sáb Jul 30, 2016 6:47 pm por Invitado

» La tezca señal les llama?)
Jue Jul 28, 2016 10:01 pm por Akuma Gouki

» Ficha de Akuma Gouki
Miér Jul 27, 2016 2:29 am por Hikari Hatsukoi

» Baúl roto - Nido de ratas - Escarnio de dioses (pasado) - Ronnie
Mar Jul 26, 2016 4:11 pm por Ronnie Rammsteiner

» Pokémon Ysiel [CONFIRMACIÓN]
Mar Jul 26, 2016 5:22 am por Invitado

Créditos
Skin y tablas hechos por Hardrock de Captain Knows Best. Caja de avatar hecho por Mikae. ©Tokyo Ghoul y Tokyo Ghoul: RE son propiedad de Sui Ishida, el contenido de este foro ha sido creado por fans en base a su obra.

First Time, senpai. [Priv. Ivan] - Pasado.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

First Time, senpai. [Priv. Ivan] - Pasado.

Mensaje por Tsukino Sato el Lun Jun 27, 2016 7:53 pm

El ambiente en la oficina estaba tenso. Los teléfonos no paraban de sonar, pues al empezar una semana los días más activos en cuanto la percepción de estos seres era sobre los lunes o los fines de semana, ya que el resto de días eran más pausados pero igual de frenéticos. Los investigadores alzaban su paso cual depredador deseando ver algo que confirme que tiene vía libre para saltar sobre la presa, paseándose entre los diversos pasillos del CCG. Sin embargo, uno de ellos se mantenía estático en una silla con ruedas, bastante cómoda a golpe de ojo. Se trataba de Sato, quien destacaba en las oficinas por su cabello rojizo y una mirada penetrante que intimidaría a cualquiera si su personalidad fuese acorde con su aspecto... algo que resultaba imposible de primeras. Aporreaba el teclado con frenesí, pasando sus iris con suma rapidez sobre la pantalla que tenía bastante cerca de su rostro. Estaba redactando varios informes a la vez para diversos compañeros quienes, en un arrebato de valentía, se atrevieron a aprovecharse de la buena voluntad del novato. Suspiró, levantando las manos y dejando caer su espalda contra el respaldo, entrelazando sus dedos para proceder con el estiramiento de sus extremidades superiores, manteniendo un largo bostezo.

No eran formas de comportarse en el trabajo, pero aquel joven llevaba varias horas extras encima del cuerpo y ni siquiera el café más amargo y potente del mundo podría apaciguar un poco su sueño. Había estado adelantando trabajo, preparando toda una serie de papeles que le vendrían bien mirando al futuro, cuando volviese a hacer un trabajo de campo y sacar pistas sobre cualquier tipo de investigación. Ese era su punto fuerte, donde destacaba, pues al fin y al cabo le habían asignado con un par de superiores para que ayudase con la tarea. No era fácil, mas ello no le hacía retroceder ni abandonar su puesto. Tras darse ese pequeño descanso, se recompuso y usando sus pies arrastró la silla hasta que volvió a quedar cerca del ordenador, donde se podía apreciar un informe a medio camino de completarse. - Mmmm... - Murmuró por lo bajo, repasando punto por punto de lo escrito apoyando el dedo índice derecho sobre la pantalla. - Tsukino-san. - Alzó la voz uno de los investigadores con los que colaboraba y portaba un folio entre sus manos. - Puede dejar lo que esté haciendo actualmente, le necesitamos para algo. - Terminó de dialogar, captando la curiosidad del novato por completo. Se retiró un poco para ponerse en pie y golpearse los hombros, a modo de indicar que estaba listo para lo que fuese.

A medida que se fueron alejando de allí, su supuesto jefe comenzó a explicarle la situación y el por qué lo necesitaban. Se trataba de una reciente llamada realizada apenas unos minutos, donde el civil testificaba que había avistado a un ghoul con rasgos extranjeros como el cabello rubio y ojos azules. Aseguraba que aquel ser había usado una cosa parecida al de una flor para realizar un asesinato delante de sus ojos, algo que según el testigo, fue “acojonante”. Los rasgos característicos de un ghoul así provienen directamente de la dinastía Kast, a quienes ya habían cazado a varios en el futuro. Sato era el encargado de llevar el caso de esa familia en concreto y pues como era lógico él mismo debía de hacerse cargo personalmente. - Comprendo, pero... ¿Iré solo a investigar? - Se abrazó a sí mismo, apartando la mirada a la par que caminaban. - Eso sería algo arriesgado, creo que ya sabe la normativa de esta magnífica organización. Irás acompañado, por alguien bastante especial. Se trata de un extranjero que pidió el traspaso a Japón, lleva aquí algo de tiempo pero de igual manera se agradecería que fuese cortés. Y no se deje impresionar por las apariencias. - Alegó, esbozando una sonrisa, que apreciada con detalle revelaría que era sarcástica.

Se mantuvieron en silencio por un par de minutos, hasta que se vieron en el recibidor del edificio principal. Los sofás estaban a rebosar de personal tratando de dialogar con calma con varias personas, pero parecían furiosas. - Ya sabe Tsukino-san, los recortes hacen que no podamos estar en todas partes. - Comentó con tranquilidad, a lo que el pelirrojo le respondió con un bufido y frunciendo el ceño, reflejando molestia. - En fin, tienen que dirigirse hasta el punto donde les espera otros compañeros, están examinando el cuerpo de la víctima para confirmar lo que decía el testigo. Su pareja no tardará en llegar. Se llama Ivan Drago, recuerde tratarlo bien. - Dio una palmada en el hombro y se retiró, a lo que Sato se dirigió hasta la salida más cercana y una vez en la calle volvió a estirazarse, incluso esta vez se puso de puntillas. Mientras esperaba, uno de los agentes que merodeaban por allí tuvo la molestia de recoger el quinque de Tsukino, ya que al hacer tantos favores se había ganado el respeto de unas pocas personas. Se lo agradeció y se mantendría allí esperando a la presencia del hombre ruso con paciencia y calma, pues a pesar de lo sucedido no le corría ninguna prisa por llegar al punto.
Tsukino SatoInvestigador nivel 3
avatar
Mensajes : 15
Puntos de Compra : 30
Fecha de inscripción : 25/06/2016
Edad : 24
Localización : Deambulando.



Hoja de personaje
Experiencia acumulada:
0/10000  (0/10000)Ver perfil de usuario
Investigador nivel 3

Volver arriba Ir abajo

Re: First Time, senpai. [Priv. Ivan] - Pasado.

Mensaje por Ivan Drago el Mar Jun 28, 2016 6:00 pm

Desde su traslado a la División Japonesa, la rutina diaria del Señor Drago se había visto reducida a levantarse por la mañana, desplazarse desde la vivienda unifamiliar que le habían asignado en uno de los pocos sectores residenciales de Chiyoda hasta la sede principal del CCG, la cual le quedaba tan cerca que a menudo ni se molestaba en tomar el transporte público, optando en su lugar por ir caminando, y una vez allí acudir a la recepción principal y aguardar que le explicaran qué clase de trabajo debería de realizar en aquella ocasión. Su situación dentro de la organización era un poco particular, le habían explicado. Él era un veterano en el oficio, sin embargo, al existir una disparidad entre el sistema de rangos para los investigadores de la División Japonesa y la Rusa (de la que él provenía), al llegar a Tokyo le habían tenido que asignar el rango más bajo que allí se manejaba, aquel que recibían los recién graduados de la academia. No obstante, él era un veterano, y sus superiores le dejaron claro que lo tratarían como tal en la medida de lo posible, mandándole a misiones que se considerarían demasiado peligrosas para un auténtico novato y a la vez con esto brindándole la oportunidad de conseguir algunos ascensos rápido.

Personalmente, a Ivan no le importaba demasiado todo el asunto de los rangos. Su sueldo actual bastaba para que tanto él como su mujer y sus dos hijos viviesen bien, así que no tenía necesidad de mendigar por un ascenso. Agradecía sin embargo que le mandasen a misiones de campo de forma regular en lugar de tenerle confinado dentro de una oficina, puesto que los días que sí tenía que quedarse haciendo tareas administrativas se moría de aburrimiento (él era un hombre de acción a fin de cuentas, o al menos así se había considerado siempre). Tampoco le desagradaba la rutina de ir cada mañana al cuartel general sin saber qué le depararía el resto de la jornada, aunque admitía que acudir al mostrador de recepción y aguardar hasta que le atendiesen prácticamente a diario resultaba algo tedioso, incluso cuando ya se había acostumbrado a matar el tiempo saludando a la recepcionista, conversando sobre las últimas misiones con los tres o cuatro investigadores que solían coincidir con él en horario de llegada y preguntando a Mishima-san, el de administración, sobre cómo estaban sus niños. Tal vez por eso sintió una chispa de emoción aquella mañana cuando recibió instrucciones por el teléfono mientras apenas estaba desayunando en su casa. Dichas instrucciones le instaban a acudir directamente a una de las calles de la periferia del Distrito, donde se había producido un ataque Ghoul, sin molestarse en pasar por la oficina.

Dicho y hecho. El Señor Drago se apresuraría a terminar de comer, ajustarse la gabardina del uniforme oficial y colocarse el grueso cinturón en cuya placa metálica central se alojaba su siempre confiable herramienta de trabajo, el Quinque King's Pincers. Se despediría de su familia con un par de besos y a continuación marcharía raudo y veloz hacia la escena del crimen, por una vez decidiendo ir en coche con tal de llegar antes.

Reconocería de lejos los cordones de seguridad, el cerco de vehículos oficiales y los hombres uniformados esparcidos por la zona antes incluso de poner pie en la sección de asfalto en la que yacía el cadáver. El ruso había tenido la oportunidad de contemplar muchos muertos todavía frescos en el suelo durante su tiempo, pero nunca tan frecuentes y cruentos como los que veía desde que estaba trabajando en Tokyo. Estando allí, era fácil comprender por qué el mundo entero consideraba que la capital nipona era la ciudad con la peor infestación de Ghouls.

Con gesto sobrio terminaría de recortar la distancia que le separaba del epicentro de la escena del crimen y se colocaría en frente de los profesionales que veía más entretenidos analizando datos acerca del incidente. Llamaría la atención de estos y procedería a hablar, presentándose con su usual tono de voz grave e imponente, mas no intimidante. - Buenos días, señores. Me llamo Ivan Drago, Investigador de nivel 3. Se me ha asignado colaborar en este caso, y acabo de llegar hace un instante, de manera que... ¿qué información tenemos? ¿Alguna idea acerca del culpable de esto?
Ivan DragoInvestigador nivel 3
avatar
Mensajes : 5
Puntos de Compra : 0
Fecha de inscripción : 26/06/2016



Hoja de personaje
Experiencia acumulada:
0/10000  (0/10000)Ver perfil de usuario
Investigador nivel 3

Volver arriba Ir abajo

Re: First Time, senpai. [Priv. Ivan] - Pasado.

Mensaje por Tsukino Sato el Mar Jun 28, 2016 10:54 pm

¿Cuánto había pasado desde que Sato se mantuvo esperando a su compañero? Ladeó la cabeza, curioso a la par que nervioso por la tardanza del susodicho. Le dijeron que llevaba tiempo en la oficina, por lo que la opción de que se había perdido quedaba descartada. Estuvo meditando por unos minutos hasta que se cansó de ello y a paso apresurado se dirigió hasta la secretaría, donde una mujer llamada Hikari se mantenía a la orden del teléfono. - Hikari-dono, ¿Sabe si Ivan Drago ha llegado hoy a la oficina? - Preguntó con cierto tono enojado, a lo que la mujer le respondió que no, que ya había marchado hasta el destino donde le encomendaron. - ¡Agh, menudo fastidio! ¡Gracias de todas formas, Hikari-dono! - Hizo una reverencia doblando el torso hacia adelante, se dio media vuelta y empezó a correr como alma que llevaba el diablo, mientras que en su cabeza maldecía todo lo relacionado con lo extranjero y sus malas costumbres. Deseaba que todo el mundo fuese japonés, así no se sentiría tan estúpido por quedarse atrás. Al llegar a pie de calle, pidió un taxi al que subió de malas maneras e indicó la dirección correspondiente a su caso.

De camino al lugar, sacó de la americana negra que llevaba – portaba todo un traje negro con una gabardina grisácea a modo de abrigo – su teléfono móvil y procedió a rebuscar información sobre el tal Ivan. Sus ojos centelleaban cual fiera hambrienta, desviando el punto al que se fijaban sus pupilas con suma rapidez, algo que pilló desprevenido al conductor. - D-Disculpe la pregunta, joven, pero... ¿A qué se dedica? - Sato suspiró, decepcionado por la incultura general. - Me ha recogido desde la sede del CCG. Creo que es obvia mi profesión, disculpe si mis palabras suenan groseras, pero creo que era lógico. - El conductor asintió y dobló la esquina, reduciendo la velocidad debido a un semáforo en rojo. Mientras tanto, el pelirrojo pudo comprobar que el historial de aquel hombre estaba limpio, que era un padre de familia y que llevaba años en la empresa. Llevó su mano izquierda a la barbilla, rascando a modo de dar una imagen de sí mismo pensativa. Dudaba, puesto que alguien tan brillante era del mismo nivel que él. Algo no cuadraba. ¿Le había pasado algo en Rusia y de ahí su traslado? ¿Quién era Ivan Drago exactamente? Varias incógnitas similares a las mencionadas merodeaban en su cabeza. - Avance un par de manzanas más en línea recta y detenga el vehículo. Hacia donde nos dirigimos no puede acceder el tráfico, espero que lo comprenda. - Sentenció.

Una vez que el auto estacionó cerca de su punto de destino, Tsukino bajó del coche dejando el pago por los servicios del taxista sobre lo que fue su asiento, dando las gracias y pidiendo que se quedara con el cambio. Con maletín en mano, se dirigió presto hasta la zona, atajando por un par de callejones poco transitados debido a la mala fama de dichas residencias, donde habitaban toda una serie de malhechores a los que no se les hacía justicia. Para eso está la policía, concluyó Sato en su cabeza. Tras una intensa carrera, pudo llegar y reconoció el punto rápidamente por los cordones policiales, una tienda de campaña montada en mitad de la carretera y todo un equipo de investigadores presentes; entre ellos su supuesto compañero. Tomó aire y en vez de dirigirse hacia el grupo, saltó el cordón con facilidad e ignorando las palabras de advertencia de los científicos, el joven se arrodilló y procedió a examinar el cadáver de cerca. - Mmmm... - Murmuró algo, aunque no llegó a decir nada. Dejó el maletín a unos metros de él y de uno de los bolsillos de la gabardina sacó un par de guantes de látex, arrojando uno de ellos contra el investigador Ivan, confiando en que sus reflejos fuesen buenos. - Investigador de nivel tres Tsukino Sato presentándose. Podría haberme avisado de que adelantaría el paso, Ivan-senpai. - Le dedicó una sonrisa, notando que las personas a su alrededor de calmaban y suspiraban por la entrada del novato.



No esperó a que le dieran el permiso para revolver el cadáver, apartando a varios del equipo de investigación de su tarea con un simple chasquido de dedos. El rostro de Tsukino parecía estar bastante excitado, dando la impresión de que a lo que nos referimos con cordura, la carecía. - ¿Qué han encontrado? - Preguntó, alzando la mirada solo por un par de segundos hasta que volvió a fijarse en la víctima. - A-Ah, sí, aprovecharé para informar también a Ivan-sama. - El investigador carraspeó un poco, asombrado por la fuerte presencia que aplicaba sobre él el dúo que acababa de conocerse de esa manera tan peculiar. - Se trata de Oda Machiru, un estudiante que estaba a nada de entrar en preparatoria. La hora del asesinato ha sido recientemente, no llevará así más de una hora, pero hemos peinado la zona tras el aviso del testigo y no hay rastro del asesino. Tenemos que llevarlo al laboratorio, pero como podéis ver se trata de un ghoul al que le han... extirpado el kagune. - Desvió la mirada, debía de ser alguien más novato incluso que Sato, quien le estaba dando la vuelta al cuerpo a pesar de las amenazas de los científicos. - Oh... no fue una extracción limpia. Ivan-senpai, acérquese y mire. - Hizo un gesto con la mano para luego pasarla con delicadeza sobre el órgano deteriorado del cuerpo. - Son marcas de mordiscos y se reparten por toda la espalda, incluso creo que puedo verle un pulmón. - El pelirrojo no había visto muchos cadáveres, pero como formaba parte de su trabajo, se mantenía imbatible a pesar de la grotesca imagen que presenciaba.

- Canibalización. ¿Sabemos algo de las heridas? - Volvió a lanzar una cuestión, mirando esta vez directamente al investigador. - Esas heridas son extraordinarias. - Respondió uno de los científicos. - La profundidad de los cortes se reparten únicamente por los brazos en puntos muy concretos del cuerpo, exactamente los tendones. A pesar de ser un ghoul y a juzgar por la zona donde posee el kagune tipo rinkaku, su regeneración no fue lo suficientemente alta como para regenerar las heridas y murió tras ser... atravesado por un tentáculo. - Alegó, bastante asombrado por la situación del cadáver. - Oh... supongo que dice tentáculo por la forma del orificio, ¿Verdad? Es más pequeño que de costumbre para tratarse de un rinkaku o un bikaku corriente. ¿Saben algo más? - Se puso de pie, retirando los guantes y otorgando dichas prendas manchadas de sangre al compañero más cercano. - No, tendremos que trasladar el cuerpo hasta la sede y ahí sacar pruebas más concluyentes. - Los investigadores se alejaron un poco, preparándose para el traslado. - Tsukino-dono, Ivan-sama, les han traído aquí para que nos ayuden a buscar un poco de información. El testigo tiene que estar cerca, le hemos advertido de que le harían una visita a su casa. Vive en una residencia en la calle de atrás, nosotros seguiremos buscando para ver si damos con el asesino. - Hizo una reverencia, se despidió y se reunió con otro grupo de personas con gabardinas acelerando el paso. - Bien, bien. Al fin solos, Ivan-senpai. Disculpe mi entrada, pues no estoy acostumbrado al trabajo de campo. ¿Partimos? Podríamos hablar un poco de camino a la casa.
Tsukino SatoInvestigador nivel 3
avatar
Mensajes : 15
Puntos de Compra : 30
Fecha de inscripción : 25/06/2016
Edad : 24
Localización : Deambulando.



Hoja de personaje
Experiencia acumulada:
0/10000  (0/10000)Ver perfil de usuario
Investigador nivel 3

Volver arriba Ir abajo

Re: First Time, senpai. [Priv. Ivan] - Pasado.

Mensaje por Ivan Drago el Miér Jun 29, 2016 5:48 pm

La llegada del ruso provocó que todos los oficiales repartidos en torno al cadáver se girasen hacia él prácticamente al unísono y le escrutinasen con la mirada por algunos segundos, antes de retirar la misma y continuar con lo que habían estado haciendo cada uno a su ritmo. Sólo uno de los hombres allí presentes se encargaría de caminar hasta quedar cara a cara con el extranjero, teniendo que alzar el cuello para verle a los ojos, y tras una presentación rutinaria tan fugaz como estas solían serlo se dispondría a ponerle al tanto de cuanta información habían sido capaces de reunir hasta el momento. Y digo "se dispondría" porque tan pronto abriese la boca para comenzar con la explicación, esta se vería interrumpida por la llegada de un segundo Investigador Ghoul, un chiquillo pelirrojo que no debía haberse graduado de la academia hacía demasiado tiempo, quien antes siquiera de verbalizar un saludo arrojó un objeto pequeño y liviano directo hacia el Señor Drago.

Por instinto, Ivan alargó la mano de manera que aquel proyectil improvisado aterrizase delicadamente sobre su palma. Comprobaría entonces que se trataba de un guante de látex algo arrugado, y a primera vista demasiado pequeño para usarlo él, no al menos sin arriesgarse a cortar el riego sanguíneo del miembro sobre el que se lo colocase. Esa idea haría que estirase sin querer una de las comisuras de sus labios en lo que podría describirse como amago de sonrisa, y lo extraño de la situación en sí ocasionaría que alzase también una ceja, intrigado, al tiempo que levantaba la cabeza para encarar apropiadamente al recién llegado. El muchacho en cuestión, a quien el mayor le calculaba la edad de su hija, o un par de años más como mucho, acababa de presentarse y acto seguido realizarle una reclamación de soslayo por haber acudido directamente a donde estaban sin avisarle primero. Ivan iba a decirle que en las instrucciones que le habían mandado acerca de la misión se especificaba que acudiese directo, y que a pesar de que sí le habían comentado que llevaría a cabo el trabajo con un compañero, asumía que este también tenía orden de acudir a la escena sin pasar por la oficina. Oh bueno, no le costaría nada disculparse de todas formas... si no fuese porque el chico no le iba a dar tiempo para ello, apresurándose a agacharse sobre el cadáver en torno al que estaban reunidos y comenzar a examinarlo con sus propias manos enguantadas. Estos jóvenes y su ímpetu, pensaría el ruso sonriendo para sus adentros.

Al no tener nada más que hacer, el Señor Drago observaría las acciones del menor y de paso escucharía con atención la explicación del oficial que había ido a ponerle al día en un principio pero que se había visto interrumpido antes. Según les contó, la víctima del asesinato se trataba de un segundo antropófago, uno al que habían cazado de manera metódica para alimentarse de su órgano Kakuhou. - Ghouls devorando a otros Ghouls... de donde vengo, eso son muy malas noticias. - Comentaría con tono severo, hablando por primera vez desde la llegada del que sería su compañero. - Es la primera vez que lo veo aquí, pero no me gusta en lo más mínimo. Esas heridas... aunque un poco torpes, está claro que se encuentran sobre puntos clave para inmovilizar al oponente y terminar con su vida mientras permanece deshabilitado. En todo caso, esto demuestra que el asesino tenía una idea bastante clara sobre cómo cazar a uno de los de su especie, aunque posiblemente carece de la suficiente experiencia práctica. No me extrañaría que eso mismo fuera lo que estaba haciendo hoy aquí... practicar, y si es así, podemos asumir que la situación se repetirá pronto. - Daría aquella explicación en paralelo a los comentarios del muchacho pelirrojo y el otro investigador, como quien piensa en voz alta. Mientras lo hacía, su ceño se mostraría fruncido y su rostro contraído en una mueca de desagrado. Si algo había aprendido a temer durante sus años de trabajo en Rusia era a los Ghouls caníbales, y no quería imaginar qué tan terribles podrían ser allí en Tokyo, donde tenían cientos si es que no miles más de congéneres de los cuales alimentarse.

- En fin, sepan disculpar mi manía de murmurar todo lo que se me pasa por la cabeza, son cosas de viejos. - Comentaría, aflojando el gesto y exhalando un breve suspiro. - Supongo que no queda nada que hacer aparte de ir a interrogar al testigo ocular. Te llamabas Sato, ¿verdad, muchacho? Confío en ti para llegar a la vivienda a la que tenemos que dirigirnos. Todavía no me oriento muy bien por las calles de esta ciudad, y me temo que perderíamos la mitad de la mañana si yo marcase el paso, haha. - Bromearía no sin sinceridad, dedicándole una sonrisilla a su compañero según ambos salían de la tienda de campaña improvisada y comenzaban a caminar a lo largo de la calle contigua. - Por cierto, disculpa por lo de antes. Habría jurado que teníamos instrucciones de reunirnos en este lugar, pero en cualquier caso perdón por las molestias que te haya ocasionado. Sabes, me gusta tener la oportunidad de trabajar con gente joven, me hace sentir que estoy enseñándole algo a la nueva generación... aunque sea cómo aporrearle el cráneo a un Ghoul, heh, o en este caso, cómo hacerle unas cuantas preguntas a un civil asustado. Suponiendo que todo vaya bien, claro...
Ivan DragoInvestigador nivel 3
avatar
Mensajes : 5
Puntos de Compra : 0
Fecha de inscripción : 26/06/2016



Hoja de personaje
Experiencia acumulada:
0/10000  (0/10000)Ver perfil de usuario
Investigador nivel 3

Volver arriba Ir abajo

Re: First Time, senpai. [Priv. Ivan] - Pasado.

Mensaje por Tsukino Sato el Miér Jun 29, 2016 7:22 pm

Tras el análisis rápido de los presentes, Ivan también prestó ayuda a la hora de comentar su punto de vista sobre lo ocurrido. Concordaba con la mayoría de los puntos que dejó entrever el pelirrojo, pues como era normal compartían oficio y al ser el mayor más experimentado... Sato concluyó que realmente ese era su oficio, por el que se desvivía cada mañana, ensanchando una sonrisa a la par que se alejaba del cadáver. Ladeó la cabeza, curioso por la expresión de su compañero quien parecía estar algo sorprendido, o mejor dicho asustado, sobre la forma de asesinato que empleó el supuesto ghoul caníbal. Sin embargo, la ignorancia de la juventud le hizo dejarlo pasar, suspirando y recogiendo su quinque del suelo con cierto ánimo de pereza. Cuando prendieron la marcha, Sato tuvo que reducir su velocidad para ir a la par con el mayor que le acompañaría esta vez, haciendo que la emoción de estar trabajando se redujese un poco. Después de todo, era bastante más avanzado de edad que el joven, por lo que debía de mostrarle respeto siendo cortés, educado y sobretodo paciente. Un extranjero nunca tenía buenas costumbres, según su punto de vista.

De camino a la vivienda del testigo, se inició una conversación para ir rompiendo el hielo entre ambos y conocerse un poco más antes de entregarse las espaldas mutuamente en caso de que cualquier cosa fuese a mal. Preguntó acerca de su nombre, a lo que el japonés se limitó a afirmar bajando la cabeza y emitiendo un sonido vago por la garganta con una mueca en sus labios. Tal vez fuese que aun no estaba acostumbrado al idioma, pero el acento que empleaba le confundía un poco. Era una voz más áspera que una persona de su edad japonesa, sin embargo dejó ese hecho de lado, pues importaba bastante poco, ya que podía entenderle. - Tranquilo, Japón es como cualquier ciudad, uno se acostumbra rápido a lo bueno. - Respondió a la broma, cerrando los ojos y sonriendo por unos instantes. Se imaginaba al ruso de manera menos cordial y más aguafiestas, mas agradecía que fuese así de amable. - No se preocupe, todos podemos tener equivocaciones y le comprendo. Creo que me entenderá si le hablo sobre lo emocionante que es este trabajo. Se siente alguien dentro de esta gran ciudad, ¿Verdad? - Alegó, señalando con un ademán a través de la mano de que tenían que doblar la esquina.

La calle estaba llena de curiosos y gente murmurando teorías sobre lo que había sucedido, nombrando a los ghouls por lo bajo asustados a que los investigadores les acusaran de algo que no correspondía a la realidad. - Agradezco sus palabras, Ivan-senpai, espero que no le cause ningún tipo de malestar físico el tener que cooperar conmigo. - Se llevó la mano zurda por la coronilla para rascársela y desviar la mirada, ligeramente sonrojado. - Supongo que estará acostumbrado a tratar con toda clase de personas. Por mi parte... creo que no llevaré más de dos años colaborando con el CCG y menos de uno aplicando este rango que me otorgaron. - Procedió a contarle un poco sobre sí mismo, para así entablar cierta amistad básica con la que evitar posibles incomodidades mirando al futuro. Se detuvieron por un instante, un instante en el que Sato alzó la cabeza en alto observando los alrededores para así situarse y continuar con el camino. La vivienda estaba en un clásico conjunto residual dividida por secciones y un pequeño patio con una fuente modesta justo en el centro, lugar donde accedieron primero para admirar las vistas de allí. Habría un total de unas seis o siete plantas, repartiendo cada departamento en tres bloques distintivos – el frontal y los laterales que se conectaban por la entrada principal – los cuales estaban bastante calmados. Ni un vecino asomaba la cabeza, algo lógico tras lo sucedido tan cerca del lugar.

- Bien, hemos llegado Ivan-senpai. Es en ese departamento de allí, el número treinta y tres... tomemos el ascensor, es más rápido. - Afirmó, dirigiéndose hasta el mismo y presionando el botón para que bajase. El ascensor se encontraba justo al lado de la entrada principal, junto a todos los buzones donde varias propagandas asomaban desde las rejillas donde se introducían las cartas a sus respectivos destinatarios. - Si no es indiscreción, Ivan-senpai... ¿Por qué un hombre con una buena trayectoria, fue asumido al mismo rango que yo? No quisiera halagar más de la cuenta, pero usted parece mucho más preparado que yo y debería de ser mi superior, no tener el mismo puesto... ¿Me explico? - Desvió la mirada, carraspeando un poco reflejando sus nervios, alzando el brazo con el que sostenía el maletín para agarrar con delicadeza la extremidad contraria. Era uno de sus tics más característicos cuando estaba inseguro y una de sus manías a la hora de reflejar su estado mental. Las puertas se abrieron y antes de escuchar su respuesta, le incitó a que pasara el primero, para luego seguirle y presionar el botón correspondiente al piso al que se dirigían. Estaban cerca y Tsukino tenía la corazonada de que algo iba a pasar, para bien o para mal.
Tsukino SatoInvestigador nivel 3
avatar
Mensajes : 15
Puntos de Compra : 30
Fecha de inscripción : 25/06/2016
Edad : 24
Localización : Deambulando.



Hoja de personaje
Experiencia acumulada:
0/10000  (0/10000)Ver perfil de usuario
Investigador nivel 3

Volver arriba Ir abajo

Re: First Time, senpai. [Priv. Ivan] - Pasado.

Mensaje por Ivan Drago el Jue Jun 30, 2016 6:23 pm

Ivan procuraría mirar de reojo a su joven compañero cada pocos segundos mientras ambos caminaban, esto claro está por pura educación, ya que el muchacho había gustado de continuar dándole conversación al ruso tras la disculpa amistosa proferida por este último, y lo menos que podía hacer a continuación era reciprocar. No obstante, el Señor Drago notaría en seguida que aquel chico era alguien curioso. Sus primeras frases pronunciadas durante el trayecto presentaban conceptos que al mayor se le antojaban algo obtusos, como "sentirse alguien dentro de una gran ciudad" o "sufrir malestar físico por cooperar con él en la misión". ¿Estaba nervioso? Bueno, a decir verdad el muchacho sonaba nervioso, pero al mismo tiempo rezumaba una cierta aura de emoción y confianza. ¿Había sido él también así durante sus primeros trabajos de campo? El veterano se hacía esa pregunta para sus adentros y no sabía muy bien cómo contestársela, decidiendo tras unos segundos que lo mejor sería dejarlo ir y limitarse a sonreír.

- Haha, sí, no cabe duda de que en este negocio uno tiene que tratar con toda clase de gente, humanos y no humanos. - Comentaría, afilando los labios en una mueca más bien burlesca. - Uno se acostumbra, y cuando llegas a mi edad te das cuenta de que has desarrollado un buen ojo para juzgar a las personas sin siquiera darte cuenta. En especial me gusta pensar que sé reconocer el potencial cuando lo veo. Ya sabes, reconocer cuando un novato tiene madera para llegar lejos, aunque sólo lleve un par de años trabajando de esto. - Murmuraría lo último enviando una mirada cómplice al muchacho y riendo por lo bajo con actitud jovial. De haber estado en Rusia, seguramente hubiese añadido una palmada en la espalda, pero llevaba el suficiente tiempo en Japón para saber que los nipones no solían tomarse a bien el contacto físico interpersonal.

Apenas minutos más tarde habrían llegado al portal del edificio residencial en el cual se hallaba su objetivo. Ivan ni siquiera tuvo tiempo de reconocer aquel lugar como el correcto antes de que su compañero lo indicase en voz alta, por lo que tampoco se paró a analizar las distintas rutas posibles u objetó cuando el menor le indicó que fuesen directos al ascensor. Sí es cierto que uno de sus instintos más arraigados llegó a saltar, mandando a su cerebro la idea de que deberían bloquear el ascensor en lugar de montarse en él, asegurarse de que nadie podía entrar ni salir en dicho cubículo y a continuación moverse a través de las escaleras. No obstante, apenas instantes después se recordaría a sí mismo que aquella era la forma de proceder durante redadas, y lo que habían ido a hacer no era sino un interrogatorio a un civil, del que tampoco se sospechaba implicación alguna en el crimen que presenció. Rumiando sobre aquel desliz sería que terminara de seguir al joven pelirrojo hasta el interior del aparato elevador, entrando ambos y permitiéndole a su acompañante presionar los botones correspondientes.

Mientras trascurría esa secuencia de acciones tan mundana, Ivan escucharía un nuevo comentario de parte del chico, uno que de hecho ya estaba bastante acostumbrado a oír y responder, puesto que desde que puso pie en Japón día sí día no algún compañero de profesión se lo cuestionaba o bien con actitud crítica o bien con curiosidad genuina. - Técnicamente es por el traslado. Sin entrar en los detalles más aburridos de la parte burocrática, te lo resumo en que en la División Rusa no usábamos el mismo sistema de rangos que aquí, de manera que empezar de cero en este lugar es lo apropiado. En cualquier caso, una de las lecciones más importantes que este negocio termina enseñándote, es que los rangos no son tan importantes como te hacen creer. Lo importante es tu propia habilidad, tu buen juicio y tu experiencia. - Explicaria esto último encarando al chico con gesto serio a la par que sereno, aunque en seguida este mismo se transformaría en otra más de sus ya típicas sonrisas ladinas, según volvía a abrir la boca para añadir un comentario adicional. - Por cierto, no es necesario que uses honoríficos conmigo. Tan solo Ivan está bien.
Ivan DragoInvestigador nivel 3
avatar
Mensajes : 5
Puntos de Compra : 0
Fecha de inscripción : 26/06/2016



Hoja de personaje
Experiencia acumulada:
0/10000  (0/10000)Ver perfil de usuario
Investigador nivel 3

Volver arriba Ir abajo

Re: First Time, senpai. [Priv. Ivan] - Pasado.

Mensaje por Tsukino Sato el Dom Jul 03, 2016 9:44 pm

La conversación, saliendo del pronóstico del pelirrojo, pareció desviarse a un ambiente cercano y más relajado, dejando a un lado el sentimiento de culpabilidad por haber realizado semejante cuestión. La respuesta no era algo que esperase así de sencilla, pues por naturaleza esperaba algo más serio, algo así como un error en el pasado del cual consiguió la degradación de su puesto o algo semejante, pero nada más lejos de la realidad. Incluso Ivan aprovechó para dejar caer una frase que cautivó el alma del joven, quien le dedicó una sonrisa y asintió con la cabeza como si fuese un niño pequeño disfrutando del parque con su padre. - Estoy de acuerdo con lo que dice, Ivan-s... - Carraspeó, notando que las puertas del ascensor se abrían de par en par, poniendo un pie fuera del mismo. - … ¿Pero acaso no es mejor? No sé, por cuestiones de sueldo, importancia en la sede... esa clase de detalles. ¿Usted aspira a algo grande o piensa quedarse en este puesto toda su vida? - Ya que notó que era bastante reconfortable hablar con el extranjero, no se limitaría ni un segundo. Tampoco es que quisiera ascender por el dinero, pues para Sato su principal objetivo era proteger a la humanidad, ya fuese desde el CCG como si tuviese que depender de sí mismo para liquidar a cualquier amenaza para los de su especie. - ¿Sabe? Eso último sonó extraño, mejor olvide que se lo dije... tan solo quiero aclarar que hago esto por devoción. - Expulsó aire por la nariz y se golpeó el pectoral izquierdo con su mano libre.

Avanzó tranquilamente, desviando la mirada y escuchando la posible respuesta de su compañero ante la afirmación anterior. Había buenas vistas desde la planta en la que se situaban, podían apreciar todo el cúmulo de pisos que había por la zona, además de que el patio ganaba puntos de belleza observándose desde las alturas. La puerta del testigo estaba a unos metros más adelante, no muy lejos de la posición del ascensor. - Veamos qué nos tiene que decir el sujeto. - Murmuró para sí mismo en un tono casi inapreciable para el extranjero. Una vez que se posicionó frente a la puerta, presionó el timbre emitiendo un zumbido bastante potente y un sonido algo molesto. Tras unos segundos de espera, no había respuesta del habitante. Volvió a llamar, aun arriesgándose de parecer impaciente, pero tampoco hizo gran logro. - Qué extraño... - Posó la mano sobre la puerta para golpear y seguir insistiendo, pero sin apenas aplicar fuerza, comprobó que la misma se abrió un poco. Estaba abierta, algo que llamaría la atención a los investigadores. - Prepárese, Ivan. - Hizo un gesto con su mano desnuda y con la restante apretó el mango del quinque, por si tenía que activarlo en cualquier momento.

- ¿Hola? ¿Con su permiso...? - Abrió la puerta despacio, asomando primero el brazo con el que sujetaba el maletín por si le sorprendía alguien activarlo en el momento y que la espada se clavase directamente sin necesidad de impulso. La luz que entraba por el sol fue la suficiente para iluminar un corto pasillo, con los zapatos dejados en la entrada y el marco de una foto con una niña pequeña en ella. Había un silencio absoluto exceptuando el volumen de la televisión que provenía de la habitación de la izquierda. Dejó la entrada abierta de par en par para que ambos investigadores pudiesen pasar simultáneamente. La tensión del momento provocó que el pelirrojo comenzase a sudar y esto se viese reflejado en la brillantez de su frente y el notar cómo se le iba pegando la camisa al cuerpo. Avanzaba lentamente, observando todo con curiosidad, aunque no había mucho más que detallar salvo el pequeño tramo que iban a recorrer que conducía solo a una habitación. Antes de entrar, se asomó un poco pegando el torso a la pared y apreció que la habitación se mantenía totalmente despejada, aunque un poco desordenada con gran cantidad de productos instantáneos vacíos tirados por el suelo. - Soy investigador... señor, ¿Está ahí? - Preguntó, entrando a la habitación por completo y ahí pudo ver algo que disparó todas las alarmas posibles: un cadáver.

No lo pudo ver de primeras puesto que estaba encima de un cúmulo de paquetes y lo confundió con la propia moqueta, mas se acabó equivocando. Aceleró hasta tal punto que en cuestión de segundos activó el quinque empuñando a Shioreta Hana con ambas manos, arrojando el maletín al suelo y extendiendo las piernas, plantándose en mitad de lo que sería un salón. La televisión estaba dando las noticias locales, hablando de cosas sin importancia actualmente. El cadáver presentaba diferentes mutilaciones, dejando únicamente la cabeza unida al cuerpo, puesto que el resto de las extremidades yacían a sus espaldas. Había sido un asesinato bastante violento, algo que sorprendió al novato con rapidez y logró que hiciese una arcada bastante sonora, bajando la guardia. - … Dios mío. - Fue lo único que pudo decir, dejando caer sus rodillas al suelo mientras que lanzaba otra arcada. Era obvio que el asesino no seguía allí, pero había sido reciente, pues la sangre no estaba ni empezando a coagular como el joven anterior.
Tsukino SatoInvestigador nivel 3
avatar
Mensajes : 15
Puntos de Compra : 30
Fecha de inscripción : 25/06/2016
Edad : 24
Localización : Deambulando.



Hoja de personaje
Experiencia acumulada:
0/10000  (0/10000)Ver perfil de usuario
Investigador nivel 3

Volver arriba Ir abajo

Re: First Time, senpai. [Priv. Ivan] - Pasado.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.